Como organización de la sociedad civil, repudiamos el nombramiento de Jacqueline Van Rysselberghe como presidenta de la Comisión de DDHH del Senado.

Su ignorancia del cuerpo doctrinario y normativo que implica el respeto de los derechos humanos, tanto a nivel internacional como nacional, queda demostrado en declaraciones tan burdas como “los trans son raros” o “las parejas del mismo sexo son violentas e inestables”.

Su patente falta de respeto a la diversidad  la vuelve no solo una persona inadecuada para el cargo, sino un obstáculo para el avance de la agenda en DDHH, agenda que debe responder a urgentes demandas de los grupos históricamente discriminados.

Emma De Ramón

Sebastián Gray

Luis Larraín

Pablo Simonetti

Directorio de Fundación Iguales