Hasta el registro civil de Providencia llegaron Emma de Ramón y Gigliola Di Giammarino para inscribir a su hijo Attilio. Sin embargo, este no pudo ser inscrito como hijo de ambas, ya que el Estado de Chile no reconoce la filiación de la madre no gestante.


Cerca de las 11 de la mañana Emma de Ramón, integrante del directorio de Iguales y directora del Archivo Nacional y su conviviente civil, Gigliola Di Giammarino, llegaron hasta el registro civil, ubicado en Francisco Noguera con Andrés Bello, para inscribir a su hijo Attilio, quien nació el 28 de septiembre recién pasado. Sin embargo, éste no pudo ser inscrito como hijo de ambas, ya que el Estado de Chile no reconoce a Emma como su madre.


Esta situación se da pese a que Emma y Gigliola contrajeron una unión civil en diciembre de 2015, fecha desde la cual el Estado de Chile sí las reconoce como una familia. De hecho, si Attilio hubiera nacido en las mismas condiciones -técnica de reproducción asistida de una familia con una unión civil vigente-, pero de padres heterosexuales, sí se le reconocería su derecho a tener un padre y una madre.

 

Es por esto, y aunque el niño pudo ser inscrito con el apellido de Emma, él no tiene ninguna relación legal, ni derecho sobre ella: “Pese a que Attilio ahora lleva el apellido de Ramón, yo sigo sin ser nada de él. Soy su madre, pero legalmente el Estado de Chile no le reconoce ese derecho de tener dos mamás, como le ocurre a cientos de niños de parejas del mismo sexo, quedando desprotegido”, dijo Emma de Ramón.

 

La oficial, que coincidentemente fue la que celebró su unión civil, hizo la rectificación de la partida de nacimiento de Attilio, una solicitud que se hace al Registro Civil para que inscriba a Emma como la otra madre y que es el primer paso legal para que se le reconozcan sus plenos derechos.

 

“Hoy hemos visto la evidente discriminación del Estado chileno a los hijos de parejas del mismo sexo. Attilio ha nacido en una familia reconocida por el Estado a través de la unión civil, sin embargo, no se reconoce a una de sus madres solo por ser una pareja de mujeres. Esto es una evidente desigualdad de este niño respecto de los hijos de parejas de distinto sexo”, dijo Juan Enrique Pi, presidente ejecutivo de Iguales.