La ley que permite cambios de nombre y sexo registral para personas trans entró en vigencia hace un año, dejando a menores de 14 años sin la posibilidad de rectificar sus documentos de identidad, sin embargo, consideró un plan de acompañamiento bíopsicosocial para niños, niñas y adolescentes trans que aún no es aplicado.

En diciembre del 2019 entró en vigencia la Ley de Identidad de Género, iniciativa que reconoce y protege a las personas trans, sin embargo la oposición de gran parte del oficialismo dejó a menores de 14 años, sin la posibilidad de reconocer legalmente su identidad. A pesar de esto, la redacción de la ley estipuló que el Ministerio del Desarrollo Social entregaría acompañamiento psicológico para los niños, niñas y adolescentes trans.

Hasta hoy dicha reglamentación no se ha aplicado, y tampoco hay un presupuesto 2021 aprobado para llevarlo a cabo.

Fundación Iguales, organización dedicada a la defensa de los derechos de la comunidad LGBTIQ+, hoy llama al Estado a cumplir con la ley, implementando el plan de acompañamiento para la infancia y adolescencia trans, y además asignando presupuesto que asegure su correcto funcionamiento durante el próximo año.

Al respecto, Alessia Injoque, presidenta de Fundación Iguales, declaró que “la infancia trans es un grupo vulnerable: hay mucho desconocimiento sobre sus necesidades y son muchas veces las que enfrentan hostilidad en sus colegios, incluso en sus familias. Es por estas dificultades que la Ley de Identidad de Género incluye un plan de acompañamiento y es indispensable que este comience a operar a la brevedad”.

Injoque además agregó que “el 57% de las personas trans han intentado suicidarse al menos una vez en sus vidas y el 87% lo intentó antes de cumplir 18 años”, haciendo hincapié en la urgencia de que se tomen cartas en la situación.