Este lunes concluyó el decimotercer periodo de indicaciones a esta iniciativa -que lleva tres años y medio de tramitación en el Congreso- en el cual los/as senadores/as Jacqueline van Rysselberghe (28), Andrés Allamand (26) y Manuel José Ossandón (16) presentaron 70 de las 78 modificaciones propuestas.

Durante este año se han presentado más de 220 indicaciones al proyecto de Ley de Identidad de Género que busca que las personas trans puedan modificar el nombre y sexo registral de sus documentos de identidad.

Este lunes concluyó el decimotercer periodo de indicaciones en el cual se presentaron 78 recomendaciones que, en su mayoría, buscan impedir  que niños, niñas y adolescentes (NNA) puedan acceder a este trámite. De ellas, 70 fueron presentadas por los/as senadores/as Jacqueline van Rysselberghe (28), Andrés Allamand (26) y Manuel José Ossandón (16).

Respecto al trámite para mayores de edad, dichos parlamentarios, nuevamente presentaron indicaciones que buscan patologizar a las personas trans, ya que proponen establecer como requisito para acceder al cambio de nombre y sexo registral, la presentación de informes psiquiátricos que diagnostiquen disforia de género y acrediten la ausencia de trastornos de personalidad.

Para el director ejecutivo de Iguales, Emilio Maldonado, “las indicaciones que presentan los/as senadores/as de derecha cierran de un portazo la posibilidad que niños, niñas y adolescentes puedan cambiar su sexo registral. Creemos que este tema debe ser discutido en cuanto a la forma -si es por vía administrativa o judicial- pero no oponerse a la discusión de esto. Los niños o niñas tienen  el derecho al cambio de nombre y de su sexo”, dijo.

El resto de las indicaciones fueron presentadas por los senadores Ignacio Walker (6) y Alejandro Guillier (2). En el caso del primero, estas buscan establecer como requisito la evaluación médica para los/as solicitantes y exigir a niños y niñas una evaluación endocrinológica y genética,, lo que a juicio de la directora jurídica de Iguales, Jimena Lizama, contribuye a la patologización de las personas trans, “ya que además de los tres informes que ya se exigen a niños y niñas, el senador sugiere un cuarto informe que descarte trastornos en el desarrollo sexual, lo que deja entrever que el parlamentario parte de la base de que niños y niñas trans nacen con un problema, y deben demostrar lo contrario.”

Guillier fue el único de los seis senadores/as que presentó indicaciones favorables. De hecho, propuso que en el caso de los/as adolescentes que cuenten con la autorización de al menos uno de sus padres,  o representantes legales, puedan hacer la solicitud en el Registro Civil, en lugar de  los Tribunales de Familia  y que la ley comience a regir dentro del plazo de 6 meses en lugar de un año como está definido actualmente.

Revisa las indicaciones aquí.