• Por unanimidad la primera sala del tribunal supremo desestimó el recurso de protección presentado en enero por Daniel Durán contra la Caja de Compensación Los Andes y la Superintendencia de Seguridad Social  (Suseso) por negar que su conviviente civil fuera reconocido como carga familiar.

Ayer, la primera sala de la Corte Suprema rechazó el recurso presentado por el docente de la Universidad de Concepción Daniel Durán, a quien la Caja de Compensación Los Andes negó la posibilidad de inscribir a su conviviente civil, Lizardo Gutiérrez, como carga familiar. Con esta sentencia, el tribunal determina que ellos no accederán a este beneficio.

Esta medida había sido respaldada por la Suseso y por la Corte de Apelaciones de Concepción a comienzos de año, quienes aseguraron que la carga familiar es un beneficio sólo para los y las cónyuges, por lo que excluiría a los y las convivientes civiles. La Corte Suprema era la última instancia a la que la pareja podía recurrir.

El abogado José Ignacio Castillo, quien llevó la causa de Durán, lamentó la sentencia, asegurando que “siempre estimamos que las herramientas estaban a disposición de la Suprema y sólo faltaba la disposición de remediar esta situación y la de tantas otras parejas que han celebrado uniones civiles y se han visto imposibilitados/as de inscribir a sus convivientes civiles como carga”.

Sin perjuicio de lo anterior, Castillo agrega que “la resolución no rechaza el planteamiento de fondo, sino que dispone que el recurso de protección no es la vía idónea para resolverlo, por lo que continuaremos  buscando instancias para insistir en nuestro planteamiento”.

Para el presidente ejecutivo de Fundación Iguales, Luis Larrain, la sentencia no sólo conforma un acto de discriminación arbitraria, sino que deja de manifiesto la necesidad de legislar sobre matrimonio igualitario: “acá hay una abierta discriminación. Si Daniel fuera heterosexual podría casarse y por lo tanto inscribir a su pareja como carga en la caja de compensación, pero como es gay no puede. Cada vez es más evidente que necesitamos matrimonio igualitario. Esperamos que este gobierno no insista en dejárselo al próximo”.

Finalmente, Durán manifiesta su frustración ante el recurso que califica como “una negativa al reconocimiento de la familia, pues esta sólo es reconocida a medias, sólo en el papel, sólo en nuestro estado civil”.

Para leer la sentencia completa, pincha aquí.