La comisión mixta había fijado el 6 de junio como fecha límite para que el proyecto estuviera despachado. Sin embargo, ni los plazos, ni las urgencias establecidas por el Ejecutivo se han cumplido, ya que la discusión se ha visto entrampada por parlamentarios de Chile Vamos.

Entrampada se encuentra la tramitación del proyecto de ley de identidad de género, que el pasado 6 de junio debería haber sido despachada según estableció la comisión mixta donde se discute actualmente la iniciativa. Esto se debe a que casi la mitad de las indicaciones fueron presentadas por la bancada evangélica y se refieren a temas que habían sido resueltos durante el primer y segundo trámite.

Además, han habido retrasos a causa de parlamentarios de Chile Vamos, como la diputada Francesca Muñoz, quien sin ser parte de la comisión mixta, ha participado de la misma, solo con el fin de retrasar la discusión. Es por esto, que Iguales llamó al Gobierno a hacerse cargo de los retrasos que ha experimentado la tramitación.

“El Ejecutivo tiene que hacerse cargo de lo que ocurre en la comisión mixta. Las urgencias que le ha asignado a este proyecto son testimoniales, en cuanto son parlamentarios de su mismo sector los que retrasan constantemente el avance del proyecto. La Secretaría General de la Presidencia tiene que ejercer su liderazgo para aprobar de una vez este proyecto de ley”, explicó el presidente ejecutivo de Iguales, Juan Enrique Pi.