El 2º Juzgado civil de Concepción no exigió, ni consideró importante, para acoger la solicitud, que la persona contara con un tratamiento hormonal, ni procedimiento quirúrgico alguno para rectificar la partida de nacimiento, pues “cada individuo es soberano”, en lo que respecta a su identidad de género.

 

Diez meses demoró la tramitación del requerimiento de una mujer trans en Concepción que pedía la rectificación de su partida de nacimiento, para que fuera concordante con su identidad de género. El fallo de la causa que fue llevada por la abogada Tammy Pustilnick, quien lleva los casos que la fundación recibe a través de su servicio de Apoyo Legal gratuito, presente en la ciudad, no solo falló a favor de la solicitante, sino que no exigió, ni consideró importante, para acoger la solicitud, que la persona contara con un tratamiento hormonal, ni procedimiento quirúrgico alguno

 

A modo de contexto, Pustilnick explicó que “esta causa demuestra una vez más la sensibilidad en cuanto a temáticas de género que hay en Concepción. Mientras en Santiago todos celebran que la Corte Suprema acogió un cambio de nombre y sexo registral sin requerir procedimiento quirúrgico alguno, ello lamentablemente sucedió luego que tanto el tribunal de primera instancia como la Corte de Apelaciones lo habían negado, demorando más de dos años para lograr un resultado positivo”.

 

Agregando que “en esta causa en cambio, el tribunal de primera instancia acogió la solicitud de una mujer trans que no cuenta con tratamiento hormonal ni operación alguna, pues, en palabras del tribunal “sobre la identidad de género, cada individuo es soberano, no correspondiendo en un Estado democrático de derecho, protector y promotor de Derechos Fundamentales, imponer social ni jurídicamente a una determinada persona, que viva, sienta, y que se identifique con uno u otro género cuando en su más íntimo espíritu o fuero interno, no lo hace”, dijo Pustilnick.

En tanto, el coordinador regional de Iguales Biobío, Francisco Emilio Cerpa, explicó que “cada rectificación de nombre y sexo es un logro social. Es marcar precedentes y continuar la lucha por el reconocimiento a la identidad de las personas trans”.