La solicitud que llegó a la fundación a través de su servicio de Apoyo Legal gratuito y  fue llevada por la abogada probono Karen Bielefeldt, tomó solo tres meses y medio en tener sentencia, mientras que este tipo de procedimientos podrían incluso superar el año de tramitación.

 

Tres meses y medio demoró el 4° Juzgado Civil de Santiago en acoger la demanda y dictar sentencia para el cambio de nombre y sexo registral de M.U , un hombre trans que acudió a Iguales a través de su Apoyo Legal gratuito y cuyo caso fue llevado por la abogada Karen Bielefeldt.

 

Para la directora jurídica de Iguales, Jimena Lizama, el caso no solo es destacable por lo expedito que resultó el proceso, sino porque la sentencia se pronuncia sobre la necesidad de proteger el derecho a la identidad, que si bien no tiene reconocimiento constitucional directo, se encuentra dentro del reconocimiento y protección de la dignidad humana del artículo primero de la Constitución; además de determinar que la ley debiera reconocer y fomentar un concepto histórico de género y no naturalizar la distribución binaria del éste, de modo en que reconozca de forma efectiva la identidad de género.

 

“Es muy emocionante ver la felicidad que genera esta sentencia que reconoce el derecho a la identidad de género del solicitante, lo cual ahora le permitirá realizar proyectos que tenía postergados o que no podía hacer al no tener un documento con su verdadera identidad”, dijo Lizama.

 

Por su parte, Bielefeldt explicó que “todos tenemos derecho a desarrollarnos en un ambiente libre de discriminación. Por lo mismo, siento que es mi obligación como abogada construir a la materialización de este principio social”.

 

Para M.U., la sentencia y el que sus documentos de identificación representan su identidad de género, marca un cambio significativo en su vida: “Éste es mi nuevo comienzo. Siento que puedo ser y demostrar quien siempre fui en mi interior”.