El equipo de la región se acercó al Mall de Curicó, ubicado en esa misma ciudad, para visibilizar el apoyo que ofrecen los/as chilenos/as a la comunidad LGBTI a través de una actividad interactiva.

Como parte de la labor educativa y de sensibilización que realizan, l@s integrantes de Iguales Maule realizaron una dinámica que consistió en pedir un abrazo a l@s transeuntes que estaban a favor de la diversidad sexual. Tras ver a un/a activista con los ojos vendados y acompañado/a de un cartel en el que se leía la pregunta “¿Apoyas la diversidad? Comienza dando un abrazo”, muchas personas se acercaron para manifestar su respaldo.

Rodrigo Toledo, uno de los/as activistas que estuvo con los ojos vendados a la espera de los abrazos, comentó que “Viví esta experiencia en primera persona y fue agradable sentir el apoyo a nuestra comunidad. El país avanza lento, pero seguro hacia la inclusión”. De esta forma fundación Iguales continúa su labor de derribar prejuicios, como la idea de que Chile es un país conservador que rechaza la diversidad sexual, demostrando que la sociedad es cada vez más consciente e inclusiva.