El presidente de la Cámara de Diputados, Fidel Espinoza, manifestó su negativa a poner en tabla la discusión del proyecto de ley de identidad de género que hoy cuenta con Suma urgencia y que lleva más de cuatro años de tramitación en el Congreso—, por considerarlo “de alta sensibilidad para la Iglesia”.

Rechazo generaron esta mañana en Fundación Iguales las declaraciones del presidente de la Cámara de Diputados, Fidel Espinoza, de no poner en tabla el proyecto de ley de identidad de género el próximo 16 de enero por considerarlo un “tema polémico” que podría generar molestia en la Iglesia Católica al coincidir con la visita del Papa: “No me voy a prestar, como presidente (de la Cámara de diputados), para poner un tema en la polémica con la visita del Papa. No me voy a prestar para poner un tema que es de alta sensibilidad para la Iglesia”, dijo Espinoza a Radio Biobío.

Como “inaceptable” calificaron en la institución que una autoridad del parlamento, en un Estado laico, se niegue a avanzar en la discusión de una iniciativa que está con Suma Urgencia, que lleva más de cuatro años de tramitación en el Congreso y que, además, busca mejorar la vida de uno de los grupos más vulnerables de la sociedad: las personas trans, restituyéndoles su derecho a la identidad a través de la adecuación de sus documentos de identificación.

El presidente ejecutivo de Iguales, Juan Enrique Pi, explicó que “Es inaceptable que la tabla de la Cámara de Diputados se defina según las sensibilidades de la visita de un jefe de Estado y de la Iglesia Católica. Llevamos casi 100 años de separación entre el Estado y la Iglesia, y sin embargo, los Derechos Humanos de las personas trans se ven postergados una vez más por la visita del Papa. Llamamos al Gobierno a hacer valer las urgencias respectivas en el Poder Legislativo”.