A un día de que el Gobierno de la Presidenta, Michelle Bachelet, anunciara que la iniciativa tendrá discusión inmediata, el presidente electo, dio a conocer su intención de no aprobar el proyecto que se tramita hace cuatro años en el Congreso.

Esta mañana se dio a conocer la intención del presidente electo, Sebastián Piñera, y de su coalición, Chile Vamos, de no avanzar en la tramitación del proyecto de ley de identidad de género que se tramita hace cuatro años en el Congreso y se encuentra en segundo trámite constitucional, lo que generó el rechazo de Fundación Iguales por considerarlo un retroceso y un atropello a una iniciativa que ha ido avanzando acorde a la constitución chilena y que refleja las impresiones tanto de su conglomerado como las de la actual administración.

Para el presidente ejecutivo de Fundación Iguales, Juan Enrique Pi, “el giro conservador de Sebastián Piñera se empieza a notar antes de asumir la presidencia. Es incomprensible que se deseche un proyecto que busca facilitar la vida de uno de los grupos más discriminados de la sociedad chilena, como son las personas trans. Nos gustaría saber los argumentos sobre los cuales se ha tomado una decisión tan radical como detener definitivamente el avance de este proyecto”.

El anuncio de Chile Vamos se da un día después de que el Gobierno de la Presidenta, Michelle Bachelet, anunciara la discusión inmediata del proyecto. “Esta urgencia significa que el proyecto debe ser despachado de la Cámara de Diputados en los próximos 6 días hábiles, lo que es un tiempo acotado. Esperamos que la comisión de Derechos Humanos y luego la Sala, pese al reciente anuncio de Sebastián Piñera, cumplan con los plazos reglamentarios y tengamos pronto una ley de identidad de género digna para las personas trans de nuestro país”, dijo Pi.

Otro de los proyectos que podría presentar un revés en su avance es el de matrimonio igualitario, que empezó su discusión a fines de 2017.