Este jueves 28, al mediodía, nacerá Attilio José, hijo que espera Gigliola Di Giammarino, con quién De Ramón -integrante del directorio de Iguales y directora del Archivo Nacional- celebró una unión civil en diciembre de 2015, fecha desde la cual el Estado de Chile las reconoce como una familia.

El 28 de septiembre Gigliola Di Giammarino y Emma de Ramón, integrante del directorio de Fundación Iguales, serán mamás. Pese a haber contraído una Unión Civil en diciembre de 2015 y ser reconocidas como una familia por el Estado de Chile, Attilio José -el nombre que eligieron para su hijo- no tendrá ningún derecho respecto de Emma, pues ella no será reconocida ante la ley como su madre.

La desprotección de Attilio y la falta de derechos que éste y todos/as los/as niños/as nacidos/as dentro de familias homoparentales y lesbomaternales es lo que Emma y Gigliola quieren cambiar. Para esto, insistirán en inscribirlo en el Registro Civil como hijo de ambas y, de rechazarse la solicitud, iniciarán un camino judicial que incluirá un recurso de protección y todas las instancias judiciales en Chile y en el extranjero, incluida la Corte Interamericana de Derechos Humanos de ser necesario, hasta que el derecho a sus dos madres y a la identidad familiar de Attilio sean reconocidos por el Estado.

A cargo de la estrategia está el abogado y presidente ejecutivo de Iguales, Juan Enrique Pi. Para Pi el caso de Attilio es un caso de derechos del niño y del bien superior de éste: “Hoy los hijos de las parejas del mismo sexo se encuentran en una tremenda desprotección, al no reconocerse la filiación de sus dos padres o madres, solo por el hecho de ser una pareja del mismo sexo. Esto es una evidente vulneración al derecho de igualdad ante la ley de los niños y a la igualdad de los hijos e hijas nacidos en Chile”.

En tanto, de Ramón espera ansiosa la llegada de su hijo y asegura que “estamos felices esperando a Attilio. Es un niño querido por nuestra familia, tanto la familia que formamos con Gigliola y refrendamos a través de la Unión Civil que celebramos en diciembre de 2015, como nuestra familia extendida y aquella que hemos elegido con nuestros amigos y cercanos. Esperamos que el Estado de Chile esté a la altura para defender los derechos de nuestro hijo y de otros niños para tener una familia legitimada por la ley”.

 

Foto: Diego Bernales – Revista Caras.