Miércoles 9 de mayo de 2012

En un guiño a un cambio dramático en la opinión pública, Barack Obama se convirtió en el primer presidente en ejercicio de poder, en anunciar su apoyo a los matrimonios del mismo sexo.

“Yo siempre he sido firme en que los estadounidenses gays y lesbianas deben ser tratados con justicia e igualdad”, dijo Obama en una entrevista que saldrá al aire en su totalidad en “Good Morning America” ​​de ABC el jueves.

“Tengo que reconocer que en el transcurso de varios años, como yo lo he conversado con amigos,  familiares y vecinos. Que cuando pienso en los miembros de mi propio personal, y que se encuentran increíblemente comprometidos en  relaciones monógamas -relaciones del mismo sexo-  que están criando niños juntos. Cuando pienso en esos soldados o infantes de marina o de la aviación que están ahí fuera luchando en mi nombre y sin embargo se sienten reprimidos porque no pueden comprometerse en un matrimonio, incluso ahora que “Don’t Ask Don’t  Tell” se ha  ido,  he concluido que para mí  es importante seguir adelante y afirmar que creo que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse “, expresó.

La declaración constituye un acto de valentía política de parte del presidente, así como una gran victoria para los derechos de la comunidad  homosexual, que ha estado presionándolo para que declare su apoyo al matrimonio igualitario desde hace varios años.

El domingo, el vicepresidente Joseph Biden contó en “Meet The Press”  de NBC que él se siente personalmente cómodo con el matrimonio igualitario, y fue secundado al día siguiente por el secretario de Educación Arne Duncan.

. La Casa Blanca insistió en que no diferencia  entre la posición del vicepresidente y la del presidente, destacando que Biden indicó que su declaración era en referencia a los derechos civiles para las parejas homosexuales.  Sin embargo, la explicación fue rechazada en gran medida por  partidarios y detractores como una forma conveniente de señalar el apoyo a la igualdad del matrimonio, de parte del presidente, sin tener que declararla él mismo.

La noche del martes, el estado de Carolina del Norte aprobó una enmienda que define el matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer.  El presidente expresó su decepción por la medida, pero seguía siendo difícil de cuadrar su oposición a una medida destinada a prohibir el matrimonio homosexual con su oposición al matrimonio igualitario.

A medida que la presión política continuó en aumento el presidente finalmente eligió hablar, y la Casa Blanca se apresuró a programar una entrevista.

“Tú sabes, cuando voy a los campus universitarios, a veces hablo con los estudiantes republicanos que creen que mis políticas económicas son terribles,  pero son muy claros cuando se trata de equidad, ellos creen en la equidad. Se sienten mucho más cómodos con ella. Malia y Sasha, tienen amigos cuyos padres son parejas del mismo sexo. Han  habido momentos en que Michelle y yo hemos estado sentados cenando y hablando acerca de sus amigos y sus padres, y a Malia y Sasha francamente no les hace sentido que los padres de sus amigos sean tratados de forma distinta, ese es el tipo de cosas que le pide un cambio de perspectiva”.

El apoyo del presidente del matrimonio del mismo sexo tendrá bajo impacto político desde un punto de vista práctico, ya que gran parte de la discusión sobre el tema se está produciendo actualmente en los estados y los tribunales. Ya la administración del Departamento de Justicia de la administración Obama ha dejado de defender el carácter constitucional de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA por sus siglas en inglés), que define el matrimonio como la unión legal entre un hombre y una mujer.  Ya que la legislación para revocarla sería bloqueada por los congresistas republicanos.

El camino más prometedor para los defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo sigue siendo una audiencia ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Sin embargo, el simbolismo de las declaraciones de Obama es difícil de ignorar. Al convertirse en el primer presidente en apoyar públicamente el matrimonio igualitario, se establece la base de su aceptación política. También  tiene la capacidad de moldear la opinión pública sobre el asunto.

Por supuesto, puede haber inconvenientes ante tal fuerte expresión de apoyo. Mientras que las últimas encuestas muestran que el apoyo popular al matrimonio igualitario está ganando una aceptación generalizada, algunos estados indecisos siguen estando fundamentalmente en contra del concepto. Y uno de ellos, Carolina del Norte, sigue siendo un importante objetivo para la campaña de reelección del presidente.

Fuente: The Huffington Post 

video platform video management video solutions video player