• Con la presencia de la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, el presidente ejecutivo de Fundación Iguales, Luis Larrain, y el gerente general de Gestión Social, Juan Pedro Pinochet, entregaron hoy los resultados de la 1ª Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual en el Trabajo.
  • El estudio se realizó entre el 23 de septiembre y el 5 de octubre de 2015 y fue respondido por 4.262 personas en todo Chile.

Actualmente en Chile 8 de cada 10 lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) no se atreven a visibilizar su orientación sexual y/o identidad de género con sus jefes/as directos/as, lo que aumenta a 9 de cada 10 en el caso de otras regiones que no sean la Metropolitana y, a nivel nacional, con los altos/as directivos/as. Es decir, no “salen del clóset”. Ese fue uno de los principales hallazgos que arrojó la 1ª Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual en el Trabajo, realizada entre el 23 de septiembre y el 5 de octubre de 2015 por la consultora Gestión Social y Fundación Iguales.

Ese miedo a visibilizar la orientación sexual y/o la identidad de género podría entenderse porque el 50% de los/as encuestados/as manifestó tener más dificultades que las personas heterosexuales para conseguir trabajo –lo que aumenta a 55% en regiones distintas a la Metropolitana–; entre quienes han sido despedidos/as, el 15% señala que fue debido a su orientación sexual y/o identidad de género –lo que aumenta a 21% en regiones distintas a la Metropolitana– y porque 1 de cada 10 asegura que se le negaron oportunidades de desarrollo profesional como ascensos, mejoras en los sueldos, la posibilidad de liderar equipos y/o acceder a capacitaciones por este motivo.

Este hallazgo, el de la visibilización, cobra particular importancia si se considera que para el desarrollo pleno de las capacidades, es fundamental que los/as trabajadores/as se sientan cómodos/as con sus empleos, ya que de esa forma aumentan su nivel de productividad y de compromiso con el lugar de trabajo.

“El clóset dentro de las empresas no puede seguir cerrado. Se debiera buscar y propiciar que cada individuo que compone una organización pueda desplegar sus capacidades y su ser de forma íntegra sin temor a la discriminación” aseguró el gerente general de Gestión Social, Juan Pedro Pinochet.

El estudio, compuesto por 36 preguntas, fue respondido por 4.262 personas, 67,6% de ellas habitantes de la Región Metropolitana y 32,4% de otras regiones del país. En cuanto a la orientación sexual y la identidad de género de los/as encuestados/as: 53,7% se identificaron como gays, 22,7% como lesbianas, 16,3% como bisexuales y 7,2% como trans.

Para el presidente ejecutivo de Iguales, Luis Larrain, “es lamentable que en el siglo 21, cuando el Estado ya reconoce a las parejas del mismo sexo como familias, la enorme mayoría de las personas LGBT tengan que esconder su orientación sexual o su identidad de género en el trabajo. Las empresas tienen que hacer un mayor esfuerzo en crear ambientes laborales inclusivos”.

En este sentido, la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, hizo un llamado a las empresas y a los/as trabajadores/as a promover y potenciar la diversidad y los ambientes inclusivos. Dijo además que “como Gobierno nos comprometemos a buscar y promover en todos los espacios laborales la no discriminación. Hay que hacer transformaciones profundas y este ministerio lo va a hacer. El país lo hacemos todos/as y debemos tener las mismas oportunidades todos/as”, dijo.

Realidad trans

La falta de visibilidad y las dificultades para encontrar y/o mantener un trabajo aumentan en el caso de las personas trans. Es así como el estudio da cuenta que el 65% de los/as trans encuestados/as consideran “muy difícil” o “difícil” encontrar empleo, a diferencia de los gays (46,6%), las lesbianas (47,1%) y los/as bisexuales (54,1%). Además, 1 de cada 4 personas trans considera que hay un ambiente fóbico en su lugar de trabajo; el 85,7% de ellos/as se han sentido discriminados verbalmente por sus colegas y el 78,9% por parte de sus jefes/as.

Es por esto que Larrain reiteró la importancia de avanzar en la aprobación de la Ley de Identidad de Género: “La primera barrera que encuentra una persona trans a la hora de buscar trabajo es que sus documentos de identidad no coinciden con su apariencia, por lo que es urgente que se retome la tramitación del proyecto de ley de identidad de género, que les permitirá modificar los documentos”, dijo el presidente ejecutivo de Fundación Iguales.

Esta idea es reforzada por el gerente general de Gestión Social, Juan Pedro Pinochet quien agrega que “no siginifica nada que una empresa diga ‘no discriminamos’, si no es capaz de gestionar las actuales barreras de entrada que tienen al mundo laboral las personas trans”.

Para descargar el estudio completo pincha aquí.