[divider scroll_text=”Justin A Lavner, Jill Waterman, Laetita Anne Peplau American Journal of Orthopsychiatry 2012″]

El estudio

Este es un estudio de seguimiento a 24 meses que evalúa a niños menores de 9 años al cuidado de familias de acogida del departamento de servicios familiares del condado de los Ángeles , EEUU y que fueron adoptados entre 1996 y 2001.

De acuerdo a los protocolos del departamento, todos los potenciales padres adoptivos debieron acudir a 3 seminarios de consejería, y en la ultima de ellas se les ofreció la asesoría del programa “TIES for adoption” que realiza intervenciones para facilitar la transición de los niños entregados en adopción .   Áquellos que se convirtieron finalmente en padres adoptivos y aceptaron la asesoría de este programa fueroninvitados a participar.

82 familias participaron en el estudio ; 60 de ellas eran heteroparentales, 15 eran gay y 7 eran lésbicas.

Los niños así adoptados fueron evaluados a los 2 ,12 y 24 meses.   En las evaluaciones se analizó el número de  factores de riesgo biológicos y ambientales que tenia cada uno de ellos y cómo se estaban desarrollando cognitiva y socioemocionalmente en su nueva familia.

Se consideraron como factores biológicos de riesgo los siguientes:   Ser prematuro (nacimiento antes  de 35 semanas de embarazo) o con bajo peso de nacimiento (<2500 grs); haber sufrido complicaciones al nacimiento; y haber sido expuesto prenatalmente a sustancias ilícitas.    Se consideraron  factores de riesgo ambiental los siguientes:  Edad mayor de 4 años al momento de la inserción en la nueva familia;  Haber tenido más de 3 ubicaciones (padres) previas a la actual;  el haber sufrido abuso sexual, maltrato o negligencia; tener más de  tres hermanos y haber vivido con su madre biológica en condición de riesgo social.    (Cada factor de riesgo tuvo 1 punto , con un máximo de 9 puntos.

Forma de Evaluación

La evaluación cognitiva se realizó de acuerdo a la edad con distintos instrumentos, y fue efectuada por un estudiante de doctorado en psicología clínica o un psicólogo clínico acreditado.

Los instrumentos utilizados en este estudio son :

La Escala de Bayley II:

La más utilizada para evaluar neurodesarrollo en infantes. Se aplica en niños entre 1 y 42 meses de edad , consta de 3 escalas que se pueden aplicar en forma conjunta o separada;  (desarrollo mental, motor y de comportamiento). Permite evaluar memoria, resolución de problemas y desarrollo de lenguaje. En este estudio se aplicaron la escalas mental y motora    Cada parámetro recibe una puntuación.   El puntaje promedio es 100.   Puntajes entre 85 y 114 son considerados normales.

La escala de Kauffman Assessment battery for children (K-ABC):

Evalúa habilidades cognitivas en niños entre 3 a 18 años mediante dos subescalas:  la de procesamiento secuencial (en la que el niño debe resolver problemas de manera escalada) y la de procesamiento simultaneo. Tiene un puntaje promedio de 100.  Fue aplicada en solo 4 niños y luego se reemplazo por la Stanford Binetintelligence scale IV.

Stanford-BinetIntelligenceScale IV:

Evalúa habilidades cognitivas en niños de 2 años y mayores. Tiene un puntaje promedio de 100. Genera puntajes para cuatro áreas (razonamiento verbal, razonamiento visual/abstracto, cuantitativo y memoria de corto plazo).

La evaluación de comportamiento se realizo mediante el Child Behavior Checklist (CBLC) para edades de 2-3 años y la de 4-18 años. Mide las competencias y dificultades de comportamiento presentes en niños preescolares y escolares. Identifica dificultades internalizantes (Depresión, ansiedad, somatización) y dificultades externalizantes (conductas agresivas y actitudes delictuales) Los puntajes (Scores T)  altos indican mayores dificultades. Un puntaje T > de 63 indica dificultades en rango clínico.  En este estudio el cuestionario es completado por los padres.

 

Resultados

Tanto los niños adoptados por familias heterosexuales como homosexuales mostraron  mejoría significativa en  su desarrollo cognitivo  en todas las evaluaciones.

Los niños adoptados por familias homosexuales traían mayor numero de factores de riesgo al momento de ser adoptados (X 4,6 SD 1,39 vs 3,6 SD 1,55 p<0,05)

Las familias homosexuales adoptaron más niños cuya etnia eran distinta a la propia  (73% vs 43% p=0,02)

En cuanto a dificultades de ajuste psicológico la única diferencia entre familias hetero u homosexuales es que los niños en las últimas familias presentaron menos problemas internalizantes en la evaluación a los 2 meses de la adopción pero posteriormente no muestran diferencias estadísticamente significativas.

No hubo diferencias en problemas conductuales externalizantes entre los grupos en ninguna de las evaluaciones.

 

Discusión

Este es el primer estudio longitudinal realizado en familias de adopción homoparentales con un seguimiento a largo plazo. Tiene la ventaja de trabajar solo con niños de familias de acogida del sistema público de adopción y contar con evaluación mediante instrumentos estandarizados.

Sus conclusiones principales son que no existen diferencias significativas en el desarrollo cognitivo, ni en dificultades psicológicos ni de comportamiento entre niños adoptados por familias homo u heteroparentales.

 

Dra. Carolina Troncoso