A comienzos de abril el Segundo Juzgado de Letras de Los Ángeles reconoció a una pareja del mismo sexo como familia, a pesar de no tener un vínculo legal. El pronunciamiento de la misma responde a la demanda interpuesta en marzo de 2017 por la madre de Rodrigo Moreno -fallecido en octubre de 2014- buscando que se le reconozca el derecho a disponer de los restos de su hijo a pesar de que este ya había sido sepultado por su pareja, Vladimir Urrutia

Ante esto, el juzgado reconoció los 13 años de relación entre Moreno y Urrutia como una “relación estable y permanente”, donde ambos hombres “conformaban una familia”, pese a no tener un vínculo legal vigente.

Además, la justicia explicó que la pareja no pudo legalizar su vínculo, puesto que la Ley de Unión Civil -que permite tanto las uniones de parejas del mismo como de distinto sexo en Chile- aún no estaba vigente.

Para Urrutia, esta sentencia “cierra un ciclo importante no solo para mí, sino para todas las parejas del mismo sexo, pues el Estado, a través de un tribunal de primera instancia, me reconoció como familia. Estoy feliz porque muchas parejas han sido reivindicadas con este fallo”.

Por su parte, la directora jurídica de Fundación Iguales, Jimena Lizama, explicó que “esta sentencia marca un precedente, ya que reconoce a una pareja del mismo sexo como familia, a pesar de no tener un vínculo legal. Esto porque se destacan los elementos que demuestran que la conformaban al tener una relación estable y permanente de 13 años y que además tuvieron un proyecto de vida en común, por lo que adquirieron una casa y formaron una sociedad”.