El proceso fue iniciado en agosto pasado por las abogadas Marcela Rodríguez y Fernanda Skewes del estudio FerradaNeheme.

Ocho meses demoró el 16° Juzgado Civil de Santiago en fallar a favor del cambio de nombre y sexo registral de una mujer trans. El proceso fue iniciado por Marcela Rodríguez y Fernanda Skewes, abogadas del estudio FerradaNehme.

El caso fue tomado por FerradaNeheme gracias a un convenio que Fundación Iguales mantiene con Fundación Probono, quien deriva causas de discriminación por orientación sexual y/o identidad de género, además de solicitudes de rectificación de partidas de nacimiento, a distintos estudios en Santiago según sus propios convenios vigentes.

Desde FerradaNeheme calificaron positivamente el fallo “porque entiende que la necesidad de ajustar el sexo originalmente consignado en la partida de nacimiento radica simplemente en el reconocimiento legal de la identidad que corresponde a él o la solicitante, más allá del principio de no discriminación que citó el Registro Civil en su informe”.

Para Jimena Lizama, directora jurídica de Iguales, “siempre es una buena noticia una sentencia favorable respecto al cambio de nombre y sexo registral, a pesar de que sea el resultado de un procedimiento judicial y patologizante. Esto demuestra la necesidad y urgencia de la aprobación de la ley de identidad de género, la cual debe garantizar un trámite administrativo y no patologizante”.

En tanto, para J.C. iniciales de la mujer trans a la que benefició el fallo este no solo representa un triunfo, sino que la posibilidad de ser ella misma: ” ya soy completamente yo, libre y sin limites”, dijo.

Este fallo se suma a las 245 causas que han habido en Chile en los últimos 10 años.